Buena práctica Coopevictoria

Empoderamiento de las productoras de café para la continuidad de la cooperativa

Buenas prácticas Coopevictoria
Lugar / cobertura geográfica

CoopeVictoria es una cooperativa de tipo agroindustrial que nace en 1943 en el cantón de Grecia, zona que desde inicios de siglo y hasta la actualidad tiene dentro de sus principales actividades socioeconómicas la producción e industrialización de café y caña de azúcar, además de actividades comerciales relacionadas que cada vez tienen un peso más importante sobre la estructura de la cooperativa.

La cooperativa cuenta hoy en día con 2.778 personas asociadas y beneficia a más de 50.000 personas de forma indirecta en la región.

Descripción

El proyecto se venía gestando desde hace un tiempo, pero inició con más fuerza en el 2020, cuando el Consejo de Administración acoge el proyecto y lo apalanca.

Empezó con un grupo de entre 12 y 15 asociadas identificadas, un año después ya apoya a 33 mujeres.

La idea surgió de una mujer joven, miembro del Consejo de Administración, que tras el fallecimiento de su papá quedó a cargo de sus fincas de café, era hija única y tenía a cargo a su mamá. Literalmente tenía que escoger entre dejar perder el café o ponerse las botas de hule y dirigir la finca.

Cuando llegó al Consejo de Administración sembró la semilla del proyecto, les expuso que, así como ella debía haber otras mujeres, que ocupan, en principio apoyo técnico, pero con la idea de forjar un círculo de mujeres que puedan darse un apoyo adicional entre ellas mismas, para conocer qué han hecho unas que le pueda servir a las otras.

La cooperativa detectó a un grupo de mujeres que cumplieran con el requisito de ser mujeres productoras asociadas que realmente fueran ellas quienes estuvieran a cargo de su finca para acompañarlas en el proceso de producción y colocación de café de alta calidad con sello de mujer en mercados nacionales e internacionales.

La iniciativa se desarrolla en alianza con Bean Voyage, una asociación sin fines de lucro que se dedica desde hace tres años a acompañar a mujeres caficulturas en procesos como el planteado por CoopeVictoria, a través de los cuales se pretende alcanzar una integración equitativa dentro de este sector agrícola. Además, en la cooperativa las mujeres productoras encontraron la guía y el acompañamiento del área agrícola y el área comercial para producir café con los estándares de calidad necesarios para las ventas planteadas y así lograr posicionarse en el mercado.

La alianza con Bean Voyage ha permitido el crecimiento profesional de las mujeres productoras mediante la capacitación de alto nivel en temas relacionados con la administración de sus fincas y la productividad, así como cursos de catación y barismo.

El proyecto se llama Café Mujer, pero la idea comercial, que va ligada a mostrar la calidad excepcional del café de las productoras de la cooperativa, es Café esencia mujer. Es una marca registrada de Coopevictoria, la cooperativa les dio el músculo para exportar su producto y llevarlas más allá.

El 28 de mayo del 2021 Coopevictoria realizó la exportación de Café Esencia Mujer con destino a Corea; con contenedor completo de café grano oro producido por mujeres, dando así la cooperativa un paso más en temas de promoción internacional de café de especialidad, logrando proyectar la imagen del café de Costa Rica.

De las ganancias obtenidas de la exportación de esos 375 quintales se tomó una parte para el patrocinio del Proyecto.

Partes interesadas y asociados

Las 31 mujeres que forman parte del programa “Café Mujer” están totalmente a cargo de sus fincas, el grupo ronda entre los 40 y los 70 años. Ellas producen café en los cantones de Grecia y Poás, en la región del Valle Occidental de Costa Rica, en altitudes de 800 a 1.400 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Desde el principio se tuvo la visión de que el proyecto fuera para apoyar a las mujeres que realmente tienen que ponerse las botas y meterse a trabajar la tierra, básicamente el proyecto lo integran dos grupos de mujeres, por un lado, las hijas de asociados que fallecen reciben la finca por herencia y la trabajan en conjunto con su familia o inclusive solas y por el otro lado, mujeres viudas cuyo esposo era el dueño de los terrenos y ellas asumen las riendas del negocio.

Impacto

Gracias al proyecto Café Mujer las productoras han encontrado un círculo seguro para encontrar información técnica, capacitarse y encontrarse con mujeres que se encuentran en situaciones similares, todas liderando su finca y su producción cafetalera apoyadas por la cooperativa.

El proyecto tiene un potencial de crecimiento muy alto teniendo en cuenta que la edad promedio de los asociados es muy grande (entre los 60 y los 65 años) y que en su gran mayoría son hombres. Con el apoyo de la cooperativa puede ser una buena estrategia para promover la participación femenina y la integración generacional.

Café Mujer promueve que las productoras traigan a sus hijos y especialmente a sus hijas para que aprendan sobre preparaciones, catación y calidades. La meta es que no sea que cuando les hereden la finca, la vendan y urbanicen el terreno.

“El relevo generacional en las cooperativas es más que necesario; necesitamos jóvenes que emprendan, que se dediquen a esto, que estén bien formados y, sobre todo, que vean que el sector rural tiene muchísimo futuro”, indicó Tatiana Murillo, coordinadora de Logística Nacional e Internacional de Coopevictoria.

Innovación

Cuando la cooperativa logró la exportación del contenedor con el sello Café Esencia Mujer, el público llamaba todos los días a la cooperativa para ver dónde lo compraban porque habían visto las noticias y las redes sociales, las mismas productoras querían dejarse una pequeña parte. Viendo el gran interés del público, la cooperativa descubrió que tenía un diamante en bruto.

Al inicio el proyecto marchaba de una manera más pasiva en la cooperativa, inclusive por un tema de celos comerciales, pero con el tiempo descubrieron que tenían que dar a conocer el proyecto.

Ahora se están acercando a Procomer y la Cámara de Comercio de Grecia, porque es un proyecto más grande de lo que planeaban y requieren financiamiento y otros apoyos. Incluso desean que el proyecto se extienda a otras cooperativas.

Factores de éxito

El proyecto ha sido muy exitoso debido a que las productoras son muy cuidadosas, ven sus fincas como sus hijos y la cuidan tanto como su casa, además replican sus cuidados con sus compañeras lo que les permite convertir este grupo en un círculo de apoyo donde cada una aporta desde su historia de vida.

Limitaciones

• El proyecto surgió sin fondos, no tiene financiamiento de la cooperativa ni de otro ente, han visto su potencial de crecimiento, pero para crecer se hace indispensable resolver este rubro.
• La mujer productora no ha tenido espacio en el café y en el sector cooperativo. Este proyecto les enseña a las cooperativas y al mundo que las mujeres tienen las agallas, que la mujer también está presente en la agricultura.
• Creer en el proyecto: al inicio no tuvo suficiente apoyo dentro de la cooperativa, pero esto ha cambiado, ahora son más las personas que se interesan y hasta hay más mujeres que quieren ingresar al proyecto.
• El tiempo de las mujeres productoras es muy limitado, muchas tienen otro trabajo, dentro o fuera del hogar, son mamás y deben cuidar su producción.

Replicar y/o escalarExiste un amplio interés de parte de la cooperativa en que el proyecto crezca tanto dentro como fuera de la cooperativa inclusive en otros productos agrícolas, lo que consideran vital es que se mantenga el sentido del proyecto a través del tiempo que es apoyar a las productoras y que sean ellas mismas las que se beneficien, el fin debe ser el bien común femenino. No debe ser asumido por un aspecto de mero mercadeo.
Lecciones aprendidas

En palabras de Tatiana Murillo, coordinadora de Logística Nacional e Internacional de Coopevictoria:

“Nosotras mismas como mujeres subestimamos el proyecto y a las mujeres, hoy me siento muy orgullosa de este pequeño proyecto que está en pañales. Aprendí a no subestimar un proyecto pequeño y a una mujer, nos dimos cuenta de que subestimamos a casi 40 mujeres que cuando las unimos explotan”.

Además, agregó que “no todo se hace solos, sentíamos inseguridad de que otras personas descubrieran el proyecto, pero luego vimos que necesitamos ayuda y nos empezamos a acercar a otras instituciones. Ahora le decimos a todos que nos ayuden a hacer de este proyecto un proyecto país”.

Asimismo, aprendieron a sacar provecho de la estructura cooperativa, ya que el proyecto lo propuso una de las miembros del Consejo de Administración, sembró ahí la semillita y cada día crece el interés en el proyecto.
La enseñanza principal que ha dejado el proyecto es que la fortaleza de las mujeres es impresionante, unidas son imparables. Con este pequeño grupo la cooperativa tiene una poderosa herramienta para promover la integración generacional, la incorporación de la mujer a los órganos sociales y el intercambio de conocimiento para propiciar el crecimiento del modelo cooperativo.

Según datos del Programa Estado de la Nación, los adultos mayores representarán el 15% de la población para el periodo 2030-35 y en el 2050 serán una cuarta parte. En tiempos en donde la base asociativa de las cooperativas enfrenta el envejecimiento desmedido acompañado de una baja participación de los jóvenes, programas como Esencia Mujer son una excelente propuesta para asegurar la permanencia de la cooperativa en el tiempo.

ContactoTatiana Murillo, coordinadora de Logística Nacional e Internacional de Coopevictoria: tmurillo@coopevictoria.com

Contribución de la buena práctica a los Objetivos de Desarrollo Sostenible:

Objetivos de Desarrollo Sostenible Coopevictoria

¡Seguí a
Coopevictoria!